Como suele ser habitual en Rusia no puede faltar alcohol y sexo en una familia que se precie. No necesariamente tienen que estar juntos y revueltos, aunque en este caso si fue así ya que unos hermanos montaron una orgía con dos de sus tíos. El resultado es más que aceptable tratándose de una familia de clase media normal y corriente que no tiene ninguna experiencia delante de las cámaras. Opinad vosotros mismos.