Por lo general las jovencitas suelen ser caprichosas y cuando quieren algo van a por ello caiga quien caiga. En esta ocasión quien cayó en las redes de esta preciosidad rusa fue su abuelo, ya que la zorra se dio una ducha caliente mientras el hombre estaba en el mismo baño afeitándose. Al hombre le temblaba todo y es raro que no se cortara toda la cara con la maquinilla. Cuando miró de reojo su nieta se estaba masturbando el chochito en toda su cara y obviamente pasó lo que tenía que pasar…