No es que lo digamos nosotros, es que tan solo hay que ver la cara de esta jovencita para darse cuenta de que el miembro viril de su hermano la hace inmensamente feliz. Ni con 4 manos abarcaría a coger toda esa polla y ya sabéis cuánto les gusta a las chicas los rabos tamaño XXL. Desde que lo pilló por primera vez haciéndose una paja le cogió el gusto a semejante verga y a ver quien es el valiente que se la quita ahora de las manos… Incesto.me.