Además del placer propio de correrse, el morbo de vaciarse dentro de una prima no tiene comparación con nada. Se te pasan muchas cosas cuando te estás follando a tu prima a pelo y sabes que tienes permiso para acabar dentro, pero seguro que lo último en lo que piensas es en que la vas a dejar embarazada. Si a esto le sumas que tu prima está buenísima y te pone «ojitos» cada vez que estáis juntos, te pasaría lo mismo que a este tipo: perderías la cabeza.