No me gusta hacer favores a la gente porque luego no te lo agradecen, sin embargo, cuando se trata de la familia siempre estoy ahí para lo que quieran. El otro día le hice un gran favor a mi prima y me dijo que me lo recompensaría con creces.

En principio no le di mucha importancia a sus palabras porque entre primos se hacen favores. Es cierto que nos hemos acostado en algunas ocasión, pero ni loco pensé lo que me tenía preparado: ¡me dejó follar su culo!.