A este ritmo estas dos zorras van a dejarle los huevos totalmente secos al pobre chico. El padre se marchó de casa hace tiempo con una chica mucho más joven que su mujer y desde entonces él tiene que hacer de padre de familia. Durante sus últimas vacaciones le tocó compartir la polla con la hermana y la madre y lo peor es que encima esas dos golfas son muy exigentes…