Qué duda cabe que esta madura de Italia tiene el típico culo hecho para follar al que le estarías dando hasta dejarlo sangrando. Bueno, quizá nos hemos pasado un poco, el caso es que viéndola a 4 patas recibir por el culo te das cuenta de que su fisionomía está hecha para practicar sexo anal. Bien lo sabe el cabrón de su sobrino porque es el único que hasta el momento ha catado tan jugoso agujero. La señora pasa sobradamente los 50 años y ahí la tienes dándolo todo, eso es actitud y lo demás tonterías.