Morbo a raudales lo que viene a continuación chavales. Se trata de una madura muy guapa a la que le encanta coquetear con chicos jóvenes, incluido su sobrino preferido. La puta le pondrá ojitos y le sonreirá para conquistarlo como sólo una madurita sabe hacerlo.

De todas formas tampoco le hacía falta hacer absolutamente nada para ganarse el corazoncito de su sobrino. Basta con que enseñe las tetas para que cualquier tío se lance a chuparlas como un perro rabioso…