Para nosotros la religión no está reñida con el sexo porque puedes disfrutar de ambas cosas por igual. La tía de este brasileño siempre ha confesado su pasión por Cristo, sin embargo está hecha una zorra y cuando sale de la iglesia se transforma totalmente. Toda la fidelidad que le tiene a Dios es la que no le tiene a su marido e incluso se permite el lujo de follarse a su sobrino. Hay cosas que no se entienden pero estos son «los misterios del señor» xd.