No hace falta que haga nada en especial para poner cachondo a mi padre. Se excita muchísimo cuando sabe que vamos a follar y lo hace con tanta ansia que me folla con las bragas puestas. Ha llegado un punto en el que no le importa nada que mi madre nos pueda pillar y eso me preocupa.

No seré yo quien le diga que paremos esta relación porque solo dios sabe cómo sabe hacer que me corra. Por supuesto hemos dejado de usar condón, nada como sentir su polla dentro de mi.