Desde Alemania nos llega un trío de incesto totalmente casero y por supuesto real. Tenéis que ver a esta zorrita con coletitas pasándolo bien con su madre y con su pareja en la misma cama, sin duda algo que no está al alcance de muchas personas. Aunque físicamente no se parezcan mucho es más que evidente que madre e hija son igual de putas, toda una bendición para el novio que esperemos aguante con esta relación muchos años.