Como si de una colilla se tratase, este hijo desquiciado revienta a su madre follando y después de correrse dentro se va y la deja en el suelo tirada con la corrida chorreando por su coño. Desde luego estos no son los valores que queremos transmitirle a nuestros hijos, lo que pasa es que últimamente se les consiente todo y pasa lo que pasa. También es cierto que este cabrón necesita una revisión psiquiátrica, pero además que su madre le ponga límites…