Sin duda este tipo tuvo una genial idea al meterse en la cama con su madre. Hacía mucho frío y el calor corporal es lo mejor para combatir las bajas temperaturas, mucho más si con quien te acuestas tiene muchas carnes. Pues esta madre tenía carne de sobra y mucho amor que dar, así que una vez más el roce acabó haciendo el cariño entre ambos…