Tal cual os lo contamos amigos, esta mami se sentó en la polla de su hijo e intentó cabalgarla aunque sin éxito. Tuvo que ir con mucho cuidado porque si simplemente se dejaba caer habría sufrido un desgarro anal seguro. Esta es la primera parte de esta follada anal madre e hijo pero hay una segunda en la que ese rabo entró hasta las pelotas. No seáis impacientes porque con esta primera parte os garantizamos que hay paja para rato.