La señora ha llegado a casa de amanecida y anda borracha como una cuba, en lugar de ir a dormir entra en el dormitorio de su hijo y le da los buenos días, el chaval se acaba de despertar y se rie viendo a su madre tan borracha. Total que la mujer se sienta a los pies d ela cama y comienza a acariciar de forma extraña las piernas de su hijo, el chico ve las intenciones de la puta de su madre y la dice que se detenga pero ella hace caso omiso, le saca la verga y comienza a chuparla; vaya que la señora acosa a su hijo y quiera o no quiera, ¡se lo va a follar!. 😮

Categoría:

Madre E Hijo, Maduras