El vicio corre por las venas de esta jovencita rusa hasta límites insospechados. Su pasión es follar con viejos y en su empeño por tener la experiencia más heavy hizo algo de lo que seguramente se arrepienta. Lo que hizo fue chuparle la polla a su abuelo mientras el hombre estaba dormido al lado de su abuela.

El viejo se despertó y dejó que su nieta siguiera haciéndole la mamada, pero lo mejor es que la abuela también se despertó y se sintió excitada. Como si el anciano matrimonio estuviera esperando aquello hicieron un trío para el recuerdo, el mismo con el que hoy vas a pasar un rato muy agradable…