Con lo tranquila que estaba ella pensando en que se daría un baño relajante y acabó sin saber ni cómo teniendo sexo salvaje con el cerdo de su tío. Al hombre no le van las medias tintas ni los protocolos y cuando está cachondo sólo quiere saciar sus instintos más básicos. Y ahí está su sobrina…