De todas las cosas que imagino cuando estoy cachondo la última que se me hubiera ocurrido es tener sexo en una tienda de campaña, ¡y mucho menos con mi hermana!. No puedo negar que mi hermana es preciosa y que alguna que otra pajilla me ha caído pensando en que me la follo. Ahora, de eso a hacerlo realidad va un buen trecho y sin embargo sucedió este pasado fin de semana.

Decidimos irnos con la tienda un par de días porque hacía tiempo que no hacíamos cosas de hermanos. La verdad es que la cosa no se hizo esperar y al poco de montar la tienda ya estábamos los dos más calientes que el mismísimo infierno…