Poco le ha durado el luto a esta viuda mexicana y no precisamente porque haya dejado de vestir de negro… La mujer siempre tuvo mucha actividad sexual con su marido y pasar del todo a la nada en ese sentido es demasiado duro. Como se suele decir a Rey muerto Rey puesto y la señora ha empezado a aliviar sus penas con dos hermanos dispuestos a consolarla a golpe de verga.