Hay que ver como puede cambiar de parecer una chica en cuestión de minutos. En cuanto el hombre entra en el salón con la polla fuera la hija dice que no quiere follar y que la situación le parece asquerosa. Ese pensamiento le dura hasta que papá le mete la polla en la boca, a partir de ese momento lo que no quiere es que pare de hacerlo…