Debe ser muy fuerte descubrir que tus padres son unos hijos de puta y que no te quieren como tú creías. Eso es lo que les pasó a estas dos chicas cuando sus padres organizaron un supuesto pase de modelos, aunque en realidad lo que querían era follárselas. Les compraron unos vestidos preciosos y unas diademas y les dijeron que desfilaran para ellos, hasta que al final descubrieron sus oscuras intenciones…